Condenan a pagar 674.938 euros por desperfectos en 74 VPT de Mendillorri

PROMOTORA, CONSTRUCTORA Y ARQUITECTOS, LOS TRES RESPONSABLES

Los jueces estiman fallos en fachadas, galerías y problemas de humedades

A. IBARRA - Martes, 11 de Mayo de 2010 - Actualizado a las 07:11h.

 

PAMPLONA. La Audiencia Provincial de Navarra ha condenado a pagar a las tres empresas que han intervenido en el diseño y construcción de 72 viviendas protegidas en Mendillorri un total de 674.938 euros para reparar los desperfectos y anomalías que han sido detectadas desde su ocupación hace ahora siete años. Las VPT se localizan en la cuarta fase de Mendillorri, en la zona más próxima a la variante, entre las calles Arnalt y Plaza del Soto. Fueron promovidas por Avanco y construidas por Brues SA si bien la condena se extiende a Saturnino Arrarás, arquitecto técnico, y a Conrado Capilla, arquitecto autor del proyecto y director de la obra. Las tres partes deberá hacer frente a la reparación de los defectos denunciados por la comunidad de propietarios del número 13 de la calle Arnalt y del 1 al 30 de la plaza del Soto. La sentencia es firme.

Cabe recordar que los vecinos presentaron en su demanda ante los juzgados un informe pericial del arquitecto Joseba Echaide Izquierdo donde se detallaban los diferentes defectos constructivos en la obra. En concreto, observaban patologías en fachada ventilada de madera natural, defectos en el revestimiento monocapa de fachadas (decoloraciones y manchas), fallos en la galería de acceso a viviendas -colocación inadecuada de la chapa, falta de proyecto y detalles- y carpintería exterior -puertas de entrada a viviendas, desperfectos en ventanas fachada sur, ventana V8 y en escaleras metálicas-. La comunidad de propietarios valoró hace tres años en 341.663,38 euros el coste total de la indemnización.

El juzgado de primera instancia número 7 de Pamplona estimó en julio del 2008 la primera demanda y un año después la sección primera de la Audiencia Provincial de Navarra ratificó el fallo en los aspectos principales. La comunidad de vecinos solicitó a través de la letrada Gerarda María Echaide la ejecución de las obras y ante su incumplimiento pidió que las obras fueran ejecutadas por un tercero pero a costa de los condenados. El juez designó un perito que cuantificó finalmente en 674.938 euros los desperfectos. El pasado marzo el Juzgado de Instrucción número 7 dictó una providencia en la que se ordenaba la provisión de fondos a las partes. A Avanco le corresponde 153.643 euros como coste previsto de reparación de la fachada sur, de madera natural, mediante el tratamiento de madera y previa sustitución de las lamas defectuosas. A su vez Construcciones Brues y Saturnino Arrarás de forma solidaria tendrán que pagar 124.898 euros para reparar el revestimiento de mortero monocapa en las fachadas. El arquitecto Conrado Capilla abonará 244.080,79 euros para reparar la fachada norte, y las diferentes partes 152.317,32 euros para arreglar la carpintería exterior. Todas las partes han consignado los fondos salvo la constructora, por su disconformidad con el informe del perito judicial.

Según reconoce el juez, el revestimiento de la fachada sur, de madera natural, sufría un problema de mantenimiento y además presentaba un deterioro "muy acelerado". Y detectaba en el revestimiento de mortero monocapa en las fachadas "deficiencias en su aplicación". En la fachada norte se sustituyó sobre lo proyectado la chapa galvanizada por la madera, solución constructiva "con una galería abierta" que "no era adecuada" pues se ha revelado la existencia de filtraciones, acumulaciones de agua, que han originado oxidaciones, así como una deficiente ejecución de la escalera pues se incumple la normativa administrativa". Respecto a los defectos en la carpintería exterior, se habla de un "déficit" en la solución constructiva en las ventanas de la cocina, ya que "no se ha acreditado mediante ensayo que la modificación realizada en la carpintería cumpla con las calidades y clasificaciones previstas en el proyecto, siendo "posible que sea necesaria la colocación de una contraventana sencilla para alcanzar el nivel de confort proyectado". También las denominadas V5 acumulan una mayor cantidad de agua en las guías de los corredores, "dificultando el viento su salida por los orificios dispuestos para ello".

CONTROLES La segunda sentencia concluye que del conjunto de defectos se evidencia que "queda afectada la habitabilidad por la existencia de humedades en los accesos de las viviendas, en la estanqueidad de las mismas e incluso en la existencia de un elemento constructivo inadecuado reglamentariamente lo que hace procedente la exigencia de responsabilidad decenal con sede en el artículo 1.591 del Código Civil".

Los vecinos, que prefieren mantenerse en el anonimato, denuncian que las persianas fijas con paneles de lama de madera que se anclan mediante enganches a la periferia de la fachada, además del deterioro de las mismas, resultan muy pesadas para su funcionamiento y peligrosas, lo que ha provocado una lesión. Asimismo, los accesos a los pisos superiores (dúplex) a través de un corredor exterior no cubierto provoca humedades. "Son pisos protegidos que ganan concursos de diseño y pasan controles de la Administración que no están pensadas para quienes vayan a vivir", censuran.

 

Fecha Noticia: 
11/05/2010