El Gobierno de Navarra plantea viviendas en un nuevo régimen de cesión de uso

Fórmula a medio camino entre la propiedad y el alquiler que se empezó a aplicar con éxito hace décadas en DinamarcaPAMPLONA. El vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, Miguel Laparra, ha afirmado que el Ejecutivo quiere potenciar en la Comunidad foral la puesta en marcha del régimen de vivienda en cesión de uso, una nueva forma de tenencia a mitad de camino entre la propiedad y el alquilar.

Miguel Laparra ha explicado, en una comparecencia parlamentaria a petición de Podemos, que esta fórmula tendría "especial interés para los jóvenes".

Para su acceso, habría que hacer una aportación inicial equivalente a lo que sería la entrada en un piso en propiedad, con 20.000 o 30.000 euros, y a partir de ahí, sin una hipoteca personal, se pagaría una cuota mensual equivalente a un alquiler bajo, unos 300 o 400 euros, para el uso indefinido de la vivienda, transferible solamente en caso de muerte, pero "fácilmente resarcible, como sería el caso de una cuota de sociedad deportiva o cultural". Laparra ha explicado que esta fórmula ya se usa en países nórdicos.

Junto con ello, el vicepresidente ha explicado que el Gobierno tiene una "prioridad muy clara a la hora de potenciar el alquiler social" y ha recordado que Nasuvinsa tiene un programa de construcción de más de 500 viviendas a lo largo de cinco años, que junto con las iniciativas de entidades locales y los promotores privados supondría superar las mil viviendas para el parque de vivienda de alquiler social.

BAJAR EL PRECIO DEL ALQUILER SOCIAL Además, Laparra ha dicho que el Gobierno trabajará para reducir los precios del alquiler social, advirtiendo de que "la evolución en los últimos años ha sido extremadamente distorsionante, ya que el precio del alquiler social ha subido un 46% más que el IPC en los últimos 15 años". "Es una evolución difícilmente justificable. Hay que bajar estos precios y estamos trabajando en esta línea con la asociación de promotores y constructores para hacerlo a ser posible de forma consensuada y pactada", ha apuntado.

Asimismo, el Gobierno recupera las subvenciones para la promoción en arrendamiento para que tanto promotores privados como públicos puedan beneficiarse de ellas y Nasuvinsa pueda construir las citadas 500 viviendas.

Junto con ello, las viviendas se construirán con un nuevo estándar de eficiencia energética, haciendo edificios de consumo casi nulo. Su coste de construcción es un 2 por ciento superior al modelo actual, pero a cambio se logra una "eficiencia energética muy notable y ahorro para los hogares".

"HA MUERTO UN MODELO DE POLÍTICA DE VIVIENDA" Durante su intervención, Miguel Laparra ha señalado que "ha muerto un modelo de política de vivienda que podíamos identificar como modelo mercantilista y especulativo, preferentemente basado en el acceso a la propiedad y la desgravación fiscal como instrumento de intervención pública prioritaria, y que se ha mostrado notablemente poco equitativo".

A partir de ahora, el vicepresidente ha señalado que "es necesario construir un nuevo modelo de política social de vivienda en el que primen preferentemente las necesidades de las personas y para eso necesitamos dosis notables de innovación".

En esta línea, ha dicho que "hacen falta nuevos instrumentos institucionales" y ha planteado la creación del Consejo Navarro para la Vivienda y el reconocimiento legal y la ampliación de funciones de una oficina que no debe ser solo de mediación hipotecaria, sino de orientación inmobiliaria.

Además, el Gobierno va a realizar a lo largo de 2016 un plan de vivienda, que prevé tener listo "en algún momento de 2017". Laparra ha expresado su voluntad, entre otras, de fomentar la rehabilitación o el cooperativismo.

Ha explicado igualmente que en adquisición de vivienda "sigue habiendo un volumen importante de VPO sin vender, que poco a poco se va reduciendo, pero sigue en un volumen importante de unas 700 viviendas".

RESPALDO DE LOS SOCIOS, DUDAS DE OTROS GRUPOS En el turno de intervención de los grupos, el portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha afirmado que el Gobierno "ha heredado un departamento copado por intereses de promotoras privadas y por intereses financieros, y para poder conseguir nuestro objetivo común, que es que la vivienda sea un derecho, el Gobierno va a necesitar capa y espada y mucha voluntad política de los grupos que lo sustentamos". "Esta comparecencia no es para fiscalizarle, sino para apoyarle en que la vivienda sea definitivamente un derecho. Vemos muchas actuaciones y nos gustan", ha dicho Buil al vicepresidente.

Por parte de UPN, Luis Zarraluqui ha explicado que su grupo estudiará las propuestas del Gobierno y habrá "tiempo para debatirlas". A su juicio, "hoy hay un problema para la promoción de la vivienda protegida y es que carece de demasiados atractivos en relación con la vivienda libre, y me refiero no solo al punto de vista del promotor, que también, sino al punto de vista del ciudadano que adquiere una vivienda". "El precio de la vivienda libre ha bajado notablemente y no tiene ninguna limitación, que sí tiene la vivienda protegida", ha apuntado.

La portavoz de Geroa Bai, Isabel Aramburu, ha señalado que "la vivienda es un derecho de toda persona, es un bien social básico cuyo acceso efectivo es imprescindible garantizar, y todas las políticas de vivienda del Gobierno deben ir dirigidas a la consecución de ese derecho". "Lo que nos ha contado el vicepresidente nos suena a que la ciudadanía navarra en general va a poder acceder este año a una vivienda digna y adecuada bastante más fácilmente que lo que lo ha tenido desde hace mucho tiempo", ha apuntado.

Por parte de EH Bildu, Asun Fernández de Garaialde ha afirmado que "ha muerto un modelo de política de vivienda y nos alegramos de que el nuevo modelo tenga el objetivo de garantizar el derecho de todas las personas a disfrutar de una vivienda digna y adecuada". "Las políticas que se han realizado hasta ahora han sido absolutamente contrarias para el acceso a una vivienda en condiciones dignas", ha afirmado.

La portavoz del PSN, Ainhoa Unzu, ha dicho que "a priori" su grupo comparte "en gran medida los objetivos y la filosofía de esta nueva política de vivienda, que debe adaptarse a la realidad social de cada momento". No obstante, ha dicho que le surgen "muchas dudas" en torno a algunos de los planteamientos concretos que ha hecho el vicepresidente, que ha confiado que vaya aclarando.

Finalmente, el portavoz de Izquierda-Ezkerra, José Miguel Nuin, ha compartido con el consejero que "es necesario un cambio de modelo" y ha apoyado que se fomente el alquiler social o el régimen de cesión de uso, con lo que "se trata de abordar el clásico problema de la financiación para el acceso a la vivienda". "Trasladamos nuestro compromiso con esta política social de vivienda", ha apuntado.

Fecha Noticia: 
06/04/2016