El Gobierno foral se plantea intervenir en el mercado de vivienda de alquiler

El Plan de Vivienda de Navarra podría fijar precios de referencia por zonas

El Plan de Vivienda de Navarra 2018-2028 presentado este lunes por el Ejecutivo foral contempla para sus cuatro primeros años un gasto de más de 300 millones de euros. El documento, que durante un mes estará sometido a exposición pública, comparte objetivos con el plan estatal de vivienda y aspira a que el acceso a la vivienda sea un derecho subjetivo.


Para conseguirlo, no descarta la intervención de la Administración en el mercado del alquiler, una medida ésta ya planteada a nivel estatal y que, en todo caso, dependerá de cómo se traslade a Navarra dicha normativa, actualmente en tramitación. Por lo pronto, lo que se plantea es establecer precios de referencia por zonas de manera que se pueda aplicar en su caso un gravamen fiscal o se limiten las ayudas a la rehabilitación en aquellos casos en los que se supere esta renta media de mercado.

Tanto en el plan estatal de vivienda como en el navarro, se apuesta por adecuar el sistema de ayudas a las necesidades actuales, ya sea para el fomento del alquiler o de la rehabilitación, y por incrementar de forma notable el parque de vivienda en alquiler. El plan de la Comunidad foral habla, por ejemplo, de la “concesión de subvenciones y ayudas que disminuyan el pago por arrendamiento de una vivienda” o de que, en ausencia de vivienda a conceder o adjudicar, “se estipula la concesión de una prestación económica en forma de desgravación fiscal”. Con carácter general para toda Navarra, se concederán subvenciones al alquiler libre a personas que a pesar de cumplir con los requisitos establecidos para el derecho subjetivo no hayan podido acceder a una vivienda protegida.


El plan también hace hincapié en la necesidad de concienciar sobre las obligaciones que conlleva la titularidad de una vivienda (mantenimiento, accesibilidad, eficiencia energética, ocupación) para su propietario. “La vivienda es un recurso social fundamental y los titulares de ese recursos tienen que ser conscientes de sus responsabilidades”, apostilla el documento.


Entre los objetivos que se ha marcado el Gobierno foral para los cuatro primeros años de vigencia (2018-2021) del plan está el de promover 1.813 nuevas viviendas protegidas, 615 de ellas en régimen de alquiler y otras 1.100 en compra. Las 98 viviendas restantes se destinarían a fórmulas novedosas como las cooperativas en cesión de uso, el cohousing o la transformación de bajeras en viviendas. Se busca así adecuar la oferta a las necesidades de vivienda de las diferentes tipologías familiares (hogares unipersonales, personas mayores…). También se aspira a que las ayudas para el alquiler posibiliten la emancipación de 4.200 jóvenes de hasta 30 años y que 2.650 familias de bajos ingresos puedan acceder a un inmueble. A otras 490 familias se les garantizaría una vivienda a través de la Bolsa de Alquiler (370), el Fondo Foral (60) y las Viviendas de Integración Social (60).


El objetivo con el que se trabaja es el sumar en esos cuatro años 1.035 viviendas al parque navarro “en alquiler asequible”.


Un pilar no menos importante dentro del documento es el de la rehabilitación. Se busca que se puedan rehabilitar con apoyo público 20.500 viviendas. En 10.000 de ellas se otorgarían ayudas para garantizar la accesibilidad universal y en otras 4.480 para dotarlas de una nueva envolvente mejorando así su eficiencia energética.


Cuatro retos


Los retos son aún más ambiciosos si se amplía el horizonte temporal a 2028. Para esa fecha, los datos objetivos que de un modo u otro deberán reflejar el éxito o fracaso del plan son cuatro. El primero habla de situar en el 0,5% del PIB per cápita el presupuesto del programa operativo destinado a la gestión de vivienda (en 2017 ese porcentaje era del 0,2%). El segundo, de limitar la no accesibilidad universal a una cuarta parte del parque de viviendas, una proporción que está lejos del 52,4% de 2011. Para conseguir el tercer gran objetivo, el parque de vivienda en alquiler asequible deberá haberse elevado en 2028 hasta las 8.500, 3.094 más que la del cierre de 2017. Por último, el plan aspira a que el coste del alquiler para los jóvenes de entre 25 y 29 años no supere el 35% de su renta frente al 57% del primer semestre de 2017.
Como en el caso de cualquier otro plan, reconocen sus promotores, “el éxito de su desempeño dependerá en gran medida de una correcta dotación presupuestaria, que permita implementar, con garantías de éxito y continuidad, muchas de las medidas aquí propuestas”.


Para el vicepresidente de Derechos Sociales, Miguel Laparra, que durante la presentación del documento estuvo acompañado de la directora de Inclusión y Protección Social, Gema Mañú; el director gerente de Nasuvinsa, José Mª Aierdi, y el director del Servicio de Vivienda, Javier Etayo se trata de un “instrumento básico” de planificación a largo plazo que estuvo precedido de un “amplio proceso de estudio y elaboración” y que “viene a cubrir un hueco” porque en la actualidad no existe ningún plan en vigor. “Con este plan pretendemos situar el derecho y el acceso a una vivienda digna como el quinto pilar del Estado de Bienestar, pues es clave para el desarrollo pleno de la vida de las familias. Sin una vivienda digna, el resto de derechos sociales y de ciudadanía, no son tales”, concluyó tras dejar claro que entre los objetivos del plan también se encuentra el de cohesionar el territorio evitando en lo posible el despoblamiento rural.


Evaluación


Según se recoge en el documento, el Plan de Vivienda de Navarra se evaluará concriterios de “eficacia, eficiencia y equidad”, con el objeto de aumentar la calidad de la planificación, asegurar un elevado nivel de cumplimiento del mismo, permitir un aprendizaje continuo y comunicar la información con transparencia.


Para ello, se creará un sistema de indicadores de seguimiento y evaluación. Además, se plantea la realización de informes anuales que serán difundidos en la web del Departamento y del Observatorio de la Realidad Social. Asimismo, se publicarán de manera complementaria datos de la actividad del sector y se informará al Consejo de la Vivienda de Navarra de todos los resultados.

Seis objetivos estratégicos

1 Parque de viviendas suficiente
Entre las líneas de actuación que se contemplan están las siguientes: promover vivienda protegida en régimen de alquiler, incentivar el alquiler libre, promover vivienda protegida en compra en ámbitos geográficos y sociales con demanda (vivienda barata), mejorar la planificación y la dotación de suelo para la edificación de vivienda protegida y la de apoyar nuevas fórmulas de promoción de vivienda protegida.


2 Parque de viviendas asequible
Se busca proporcionar oportunidades reales para el acceso a una vivienda digna a través del reconocimiento del derecho subjetivo a la vivienda. La emancipación de la población joven será uno de los objetivos claves del plan, así como la atención a otras necesidades especiales de vivienda. Igualmente se plantean algunas acciones que permitan regular el mercado de la vivienda.


3 Parque de viviendas habitable y accesible
Se plantea revisar el sistema de ayudas a la rehabilitación, priorizando las ayudas a la accesibilidad y eficiencia energética, e introducir medidas que permitan mejorar e intensificar las actuaciones de rehabilitación sobre el parque edificado. Informar y concienciar sobre el deber de conservación de las viviendas por parte de los/as propietarios, fomentar la realización de los Informes de Evaluación de los Edificios, apoyar a la gestión de las actuaciones de rehabilitación en las comunidades de propietarios por parte de la Administración, crear un programa específico de rehabilitación para zonas donde haya demanda fuera de la comarca de Pamplona, rehabilitación del parque de vivienda protegida, colaborar en la promoción de la accesibilidad universal en Navarra, llevar a cabo actuaciones de regeneración urbana, apoyar a la profesionalización del sector de la rehabilitación y proponer una revisión de la fiscalidad a la rehabilitación.


4 Mejorar la gestión de la vivienda protegida
Se pondrá en marcha un proceso de actualización y potenciación del censo de solicitantes de vivienda protegida de Navarra como herramienta para la adjudicación de viviendas protegidas y base de información, así como una revisión de los procedimientos de adjudicación de vivienda y una mejora en los sistemas de información y de acompañamiento a la población demandante y adjudicataria de vivienda protegida para lograr incrementar su prestigio. También se plantea mejorar la gestión fuera de la Comarca de Pamplona (información, registro de la demanda y adjudicación), avanzar hacia una descentralización territorial y garantizar el acompañamiento integral a la población adjudicataria de vivienda protegida con problemáticas complejas.


5 Garantizar la función social de la vivienda
Se pretende hacer a través de la movilización de vivienda vacía para su arrendamiento mediante la bolsa de alquiler, e introducir acciones que mejoren el cumplimiento de la legalidad en materia de vivienda y el fin último de la misma.


6 Evaluación de las políticas en materia de vivienda
Se busca mejorar la coordinación y el trabajo en red de diversos agentes relevantes en la materia. Igualmente se plantea seguir apostando por ampliar el conocimiento sobre la problemática de la vivienda en Navarra mediante la realización de estudios y análisis específicos.

Fecha Noticia: 
27/11/2018