La norma estatal de alquiler alarga los plazos en favor del inquilino, pero no frenará la subida de precios

El decreto de Sánchez vigente desde este mes también es de aplicación en Navarra
Para el director de Vivienda del Gobierno foral, Javier Etayo, “garantiza la estabilidad del arrendatario” pero no evitará el alza de precios
A partir de ahora los contratos en VPO serán de 7 años y de 5 en los pisos particulares

LOLA CABASÉS HITA / IBAN AGUINAGA - Miércoles, 26 de Diciembre de 2018 - Actualizado a las 06:01h

“Beneficia al inquilino y al propietario que busca una rentabilidad para su vivienda” “El control de pisos vacíos y limitar a 650 € por las ayudas colaboran a bajar el alquiler”

PAMPLONA- El alquiler de las viviendas VPO en Navarra serán para un periodo mínimo de 7 años, dos más que hasta ahora, y los contratos prorrogables tres años más. En cuanto los alquileres particulares, se recupera el plazo de los 5 años mínimo que había antes de la reforma del PP, con prórroga también de tres años. La del plazo de los alquileres es una de las novedades introducidas en el decreto ley aprobado por el Gobierno estatal el pasado 14 de diciembre y que rige el arrendamiento de viviendas en el conjunto del Estado. Esta nueva regulación, explicó el director de Vivienda del Gobierno de Navarra, Javier Etayo, es positiva en cuanto que supone “mayor estabilidad” para el inquilino pero no ha entrado en la “limitación de precio de los alquileres”, con lo que, de momento, no evitará que siga inflándose la burbuja inmobiliaria del mercado del alquiler.

El decreto ley afecta a los nuevos contratos al no tener carácter reatroactivo. El Gobierno del PP redujo de 5 a 3 años el plazo de los alquileres y ahora, con el decreto ley aprobado este diciembre, se recuperan los 5 años (si alquilan personas físicas) y se establece un plazo de 7 años en el caso de que el piso sea propiedad de empresas o entidades (personas jurídicas). Esta circunstancia es la que afecta a las viviendas gestionadas por Nasuvinsa, cuyos contratos serán para 7 años, prorrogables otros tres. Cabe indicar que Nasuvinsa venía alquilando hasta ahora por 5 años. El incremento del precio de las rentas, como hasta ahora, estará sujeto a la evolución anual del IPC.

El decreto ley limita la fianza que debe pagar el inquilino en el momento de firmar el contrato a dos mensualidades y se mantienen prácticamente igual las causas de rescisión. Limitar la fianza a dos meses “es una medida con la que se pretende que haya un mayor acceso al alquiler, ya que actualmente con una demanda desbordada en las grandes ciudades se llegaban a pedir hasta tres meses de fianza que junto a los honorarios de agencia y el mes corriente suponía para el inquilino desembolsar una cantidad que podía rondar unos 4.500 euros” en las grandes ciudades, indicaron fuentes del ministerio, según recoge la prensa de ámbito estatal.

Las mismas fuentes añaden que precisamente otro de los temas que trata la nueva normativa son los gastos de gestión inmobiliaria y formalización del contrato, que debería asumir el propietario de la vivienda, siempre que sea una persona jurídica (una sociedad o empresa). Hasta ahora, lo normal en determinadas comunidades autónomas como Madrid y Catalunya, es que fueran los inquilinos quienes pagaran la mensualidad de la agencia.

DESAHUCIOSOtra importante novedad del decreto estatal, según destacó Javier Etayo, se refiere a los desahucios. Con el nuevo decreto ley, se establece que ante un desahucio por impago del alquiler hay que comunicarlo antes a los Servicios Sociales para que analicen la situación en la que va a quedar la persona o familia desahuciada.

Concreta a este respecto la norma que cuando el contrato sea de persona física (un particular) el proceso del desahucio se paralizará por espacio de un mes, y en el caso de persona jurídica, el periodo de paralización del proceso será de dos meses. Una medida, que en opinión de Etayo, “es mejor que la situación anterior”, si bien fuentes del departamento precisaron que en Navarra ya se tenía en cuenta esta circunstancia en las oficinas de mediación.

DE VIVIENDAS VACÍAS EN NAVARRA Desde la pasada semana todos los contratos de alquiler que se firmen en Navarra ya se rigen por el decreto ley aprobado por el Gobierno de Madrid. Una norma que, según defiende el Ejecutivo central, persigue “mejorar el acceso a la vivienda, luchar contra la burbuja del alquiler y favorecer las rentas asequibles especialmente a ciertos grupos con más dificultades, como son los jóvenes”, indican fuentes del ministerio.

El decreto ley, como queda dicho, amplía el plazo de prórroga tácita del alquiler de uno a tres años. Se trata del plazo temporal por el que se amplía el contrato una vez transcurrido el periodo de prórroga obligatoria. Esta medida es precisamente una de las que rechazaba el sector inmobiliario, según fuentes expertas, porque podría desincentivar a los propietarios a poner en el mercado de renta viviendas que ahora mismo están vacías. Sin embargo, el Gobierno central considera “que lo que busca el propietario es tener la menor rotación posible y eso se consigue con esta medida”.

A este respecto, Javier Etayo destaca que la ley navarra que reconoce el derecho subjetivo a la vivienda (aprobada por el Parlamento de Navarra el pasado jueves 20), al incluir la regulación de las viviendas vacías, contribuirá a que éstas se pongan en el mercado ampliando la oferta del parque de viviendas. La ley foral posibilita desarrollar el censo de vivienda vacía, que se iniciará tras la publicación de la ley en el BON.

Una vez elaborado el censo, se podrá penalizar a la propiedad de estos pisos. Para el caso de personas jurídicas (banca, promotoras, constructoras, entidades) se establecen multas. Si la propiedad son personas físicas, se cobrarán un impuesto municipal (contribución urbana) pero a partir de la tercera vivienda. Es decir las dos primeras no están penalizadas.

Etayo considera que la nueva regulación del alquiler, en general, “es positiva”;“beneficia al inquilino pero también al propietario que lo que busca es una rentabilidad a medio y largo plazo”. “No creo que le venga mal. Para los inquilinos es bueno y para las empresas arrendadoras profesionales también porque buscan un rendimiento estable”. No obstante, lamenta que el Gobierno de Sánchez no haya entrado a regular los precios y evitar las subidas abusivas.

  •  
Fecha Noticia: 
26/12/2018